Decir “te quiero”.

Bien con palabras, bien con acciones, de ambas formas, lo que buscamos es que la persona sepa y sienta lo que sentimos por ella, que sienta que lo queremos, que es importante para nosotros.

Hay muchas formas de decir te quiero. Está ese te quiero rápido, al salir de casa, al irnos a la cama, que a veces hacemos de forma casi automática.

Y luego está, esa forma de decir que queremos a alguien, ese te quiero que sale de dentro, que cuando lo decimos la persona recibe toda nuestra emoción. Esa forma, a la que le damos su espacio, su momento, mirando a los ojos, y centrándonos en la otra persona: le decimos “Te quiero”. Bien se lo decimos con palabras, con la mirada, con un abrazo de los que te ponen los pelos de punta, que parece que se para el tiempo, que no hay nada más importante en ese momento que la persona con la que estamos.

Hay personas que piensan que decir te quiero no cambia nada, que no hace falta, porque es evidente. Si bien, el lenguaje transforma y construye nuevas realidades, es posible que decirlo o no decirlo, no cambie lo que siento por la persona, que no cambien algún aspecto de la relación, lo que sí hace es incidir en cómo construimos la relación con la persona, con el otro: habla de lo que sentimos, de lo que construimos juntos. Cuando le ponemos palabras a lo que sentimos y lo transmitimos, sacamos nuestra emoción para compartirla con la otra persona. ¿Cuántas veces hemos deseado escuchar “te quiero” de nuestra pareja, de nuestros padres, hermanos…? ¿Cómo cambia nuestra relación cuando lo decimos? Y cuando lo escuchamos? ¿Seguro que no cambia nada decir y escuchar  “Te quiero”…?

Hay personas que les gusta decir que quieren a otra a través de acciones. Estupendo, “deja que tus acciones hablen de ti”. ¿Cómo sentiría la persona que queremos, si además de hacer cosas por ella, se lo decimos? ¿Y si nos lo dijeran a nosotros?. Podemos preguntarnos, qué significa para nosotros que nos digan que nos quieren, y preguntarnos, qué significa para la otra persona escucharlo.

¿CÓMO MOSTRAR O DEMOSTRAR ESTE AMOR?

  • Diciendo TE QUIERO

  • Haciendo ALGO QUE TRANSMITA QUE QUEREMOS A LA PERSONAS.

¿QUE SIGNIFICA “TE QUIERO”?

Te quiero / te amo: me gustas tal y como eres, y que así te acepto,  que estoy aquí para acompañarte en tus proyectos, que quiero que construyamos proyectos juntos, que eres libre para desarrollarte como quieras, que estoy dispuesta a vivir dificultades e imperfecciones contigo.

Cuando lo escuchamos,

Nos sentimos valiosos, queridos, especiales,  incrementa nuestra autoestima y nuestra seguridad en nosotros mismos, porque aunque nos equivoquemos, aunque seamos imperfectos, nos siguen queriendo las personas importantes para nosotros, lo que hace que queramos mejorar, superarnos, aprender. Seguimos siendo valiosos, seguimos teniendo cosas positivas para compartir, expresar.

Nos conecta con nuestra pareja (con las personas).

Tras un enfado o conflicto, refuerza la idea, de que a pesar del conflicto, de la disputa, seguimos queriendo a la persona, seguimos queriendo estar  y compartiendo con ella.

Al igual que cuando nos enfadamos, una forma de gestionar de forma sana, es decirlo, cuando queremos a alguien, también, es la forma de gestionar una de las emociones que más nos hace vibrar, sentir que estamos vivos, sentirnos felices, amados; es decirlo, expresarlo.

decir te quiero ecoi 14 de febrero elena polidura

¿CÓMO DECIR QUE QUEREMOS A ALGUIEN?

Hazlo a tu forma, a tu estilo, sé tú mismo. Esta forma particular de cada uno, genera complicidad entre la pareja, y fortalece el vínculo. La persona reconecta con lo que le gusta de nosotros.

Cuando lo expreses, haz de ello un momento especial.

Para un día como San Valentín, investiga qué le gusta a tu pareja, qué es eso que tiene muchas ganas de hacer, experimentar, algo que podáis hacer juntos, para seguir fortaleciendo el vínculo, algo que le haga sentir especial. No lo que tú quieres, sino, algo para él o ella, poner el foco en la otra persona; preparar algo, en lo que se sienta la persona más importante del mundo en ese momento concreto.

Si es una persona que le gusta el romanticismo, monta algo, en lo que te sientas cómodo y sea romántico para la otra persona, pensar en el otro. Si no le gusta el momento romántico, busca algo que le encaje más, y al tiempo vaya contigo.

ALGUNAS FORMAS

Cómetelo a besos, a abrazos, sinceros, profundos, largos, con la emoción de que lo queremos. Para el tiempo para dar ese beso y ese abrazo.

Dile lo bien que hace las cosas, lo orgullosa que estás de él, de ella.

Dedicar un rato a escuchar lo que nos dice la persona, interesarnos por él o ella a sin prisas.

Dale las gracias con sinceridad por los detalles que tengo contigo, por lo que hace por ti.

“Hoy estás guapísimo /a. “

“Me encanta esto que llevas puesto”.

“La comida está buenísima, gracias”.

OJO CON Yo te quiero, pero…. Cuando decimos pero, anulamos lo anterior.

ALGUNAS FORMAS DIFERENTES: Por ejemplo: me contaba un amigo que el año que estuvo en estados unidos estudiando, su madre de acogida le decía 143, para decirle que le quería: cada número indica el número de letras de la frase I (1 letra) LOVE (4 letras) YOU (3 letras).

Algunas más:

“Hace mucho que no discutimos ni que nos odiamos a muerte. Me preocupa, qué nos está pasando”.

Hola socia, montaría contigo otra vez la empresa, “hagámonos viejos juntos”, y eso que siempre estamos en pérdidas.

“Hagamos las paces…”

En días especiales, como puede ser el de San Valentín, aunque podemos hacer que cada día sea especial, o elegir un día especial entre el calendario, podemos explorar múltiples formas de decirle y demostrarle que queremos a la otra persona.

  • Ponerte el traje de boda y rememorar ese momento especial.

  • Regalar un video de su vida sin que lo esperara.

  • Regalar un día antes, me acodé de ti y se que te encantan..

  • Poner una multa en el coche que ponga: “multa del ser… ser enamorado de”. Y que tenga que pagar “la multa”.

  • Invítala al cine y déjala que elija la película…

  • Haz eso que lleva tiempo diciendo que tiene ganas de hacer, sin que se lo espere.

  • Dale un folio en blanco y que escriba su carta de deseos para ese día (se lo podemos dar días antes)…

  • ….

Nadie mejor que tú sabe lo que encaja contigo y lo que va a sorprender, ¡gustar a tu pareja!

Elena Polidura. (Coach PCC por ICF, Socia Directora de ECOI)