La importancia del Reconocimiento como herramienta de construcción de relaciones de forma diferente.

“No te preocupes, ya te avisaremos cuando la fastidies,

sino te decimos nada, da por supuesto que lo haces bien”.

QUÉ BENEFICIOS TIENE RECONOCER A LAS PERSONAS CON LA QUE NOS RELACIONAMOS?

Cuando nos felicitan y reconocen nuestros logros, nuestros avances, nos sentimos a gusto, felices, reconocidos, valorados, nos motiva a seguir adelante, a seguir aprendiendo, a superarnos, a poner lo mejor de nosotros en la siguiente ocasión…se incrementa nuestra autoestima y se fortalece en nosotros la idea de que somos valiosos, nos sentimos que valemos, y que paso a paso podemos conseguir aquello que nos propongamos.

En el aprendizaje, aunque el resultado no hay sido el esperado, reconociendo elementos como el esfuerzo, la ilusión, el tiempo invertido…la próxima vez la persona tendrá en cuenta aquellos factores o elementos que pueda ser necesario cambiar, eliminar, o incorporar, pero con mucha más fuerza ganas, fuerza, ilusión y motivación para seguir aprendiendo, ya que aunque el resultado no haya sido lo esperado, hay otras grandes cosas que se han visto reconocidas.

Visibilizar estos invisibles, s factores o elementos que pueda ser necesario cambiar, eliminar, o incorporar.

Para quien reconoce, fortalecemos los vínculos con la persona, nos acerca a ella, creamos buen rollo y buen ambiente, generamos confianza, le hacemos sentir que confiamos en él o ella.

¿QUE COSAS PUEDO RECONOCER EN LOS DEMÁS:

Los resultados: cuando son fantásticos, los que buscaba. Por ejemplo: aprobar un examen, conseguir un trabajo, un plato que ha quedado delicioso, a un programa de radio.

Los invisibles que voy a llamar, que forman parte del camino / proceso para llegar al resultado: el esfuerzo, la ilusión, las ganas, el tiempo invertido, la creatividad utilizada, la manera en que nos hemos relacionado con los demás, el haber intentado hacer las cosas de forma diferente… cosas que para nosotros o para la otra persona son importantes… aquello que ponemos de nosotros, lo mejor de nosotros en cualquier situación.

También, cuando recibimos algo de la otra persona que nos sirve, que es valioso para nosotros.

Nos fijamos a menudo en lo que falta, en lo que esperamos que sea, y nos cuesta valorar los pasos y metas, los elementos que hacen posible que nos llevarán al resultado esperado. ¿Cómo andaríamos el camino si pudiéramos valorar los pasos que vamos dando? Si podemos observar y valorar lo que vamos consiguiendo, para después ver donde podemos mejorar?

POR DONDE PUEDO EMPEZAR:

· Observar y escuchar a las personas que tenemos cerca.
· Conocer sus retos, y sus miedos, o inseguridades en las situaciones en vive.

Tras una situación, un reto que ha realizado, buscar que elementos era importantes para esa persona, que ha puesto de ella diferente y especial, que le costaba especialmente….

Una vez lo tengamos,
Felicitar sincera y honestamente a la persona, y/o darle las gracias cuando bien haya conseguido el reto, o hay puesto en juego alguno de sus miedos o dificultades, o bien, nos haya dado algo valioso para nosotros.

COMO PODEMOS HACERLO?

Dando las GRACIAS. GRACIAS! Por lo puesto en el momento, por lo recibido, compartido. Reconozco y agradezco lo que aportamos.

FELICITANDO. FELICIDADES!: Celebramos los retos conseguidos y los pasos para llegar a las mentas.

Reconocer y celebrar el esfuerzo y el resultado nos hace sentir que valemos.

¿Cuánto reconocemos y felicitamos los logros y éxitos de los demás y los nuestros propios? ¿Te animas?

 

Elena Polidura Nárdiz
Socia Directora de ECOI.