Las emociones forman parte de nosotros

Cada día más oímos hablar de las emociones y de la gestión emocional, como una de las competencias y habilidades básicas a desarrollar para tener una vida personal y profesional, más plena y satisfactoria, para mantener mejores relaciones con los demás y con nosotros mismos.

De forma habitual nos encontramos con personas que lo que entienden por gestión emocional es sólo sentir cosas positivas, alegría, felicidad…”que todo me resbale”, “que nada me saque de mi centro”… pero, ¿estamos gestionando emociones, o estamos anulando emociones?

«Las emociones forman parte de nosotros, viven en nuestra piel, nuestro corazón, nuestra garganta, nuestro estómago… es ahí donde nos dicen que existen, que están ahí.»

Las emociones forman parte de nosotros, viven en nuestra piel, nuestro corazón, nuestra garganta, nuestro estómago… es ahí donde nos dicen que existen, que están ahí. Las emociones tienen su función, nos dan información. Información que podemos utilizar para dirigir y manejar nuestra vida; además, es a través de las emociones que nos conectamos con los demás, aprendemos a empatizar…

Desde nuestra perspectiva, no existen emociones ni buenas ni malas, sino emociones que imposibilitan y emociones que me posibilitan, emociones que me facilitan y emociones que me limitan… no es tanto lo que sentimos, sino cómo lo sentimos, la intensidad de nuestra emoción y los pensamientos que asociamos a nuestras emociones cuando vienen a invadirnos.

Así, la energía que nos da el enfado, es la misma que nos empuja a focalizar y avanzar; el miedo además de poder llegar a paralizarnos, también nos protege, nos hace estar atentos en aquellas situaciones donde lo necesitamos, la tristeza nos ayuda a aceptar las situaciones, a sentir estabilidad y a diluir la tensión que nos incomoda, la alegría nos levanta y nos ayuda a ser más creativos, ágiles y responsables.

Es aquí donde entendemos la gestión emocional, aprender a reconocer cada una de las emociones que vivo en mi día a día, y la forma en la que lo estoy viviendo, y preguntarme ¿Qué me dice esta emoción? ¿Para que me sirve la energía de esta emoción que tengo? ¿Qué quiero hacer con ello?.

Cuando ponemos foco en anular algunas emociones, nos abrimos a dejar de vivir gran parte de otras emociones, incluso aquellas que nos satisfacen y agrandan.

Identificar lo que estoy sintiendo, ponerle nombre, reconocer la intensidad en la que la estoy sintiendo, valorar qué información me está dando esta emoción y ver si desde la intensidad que tengo, puedo actuar coherente conmigo mismo y en relación a lo que quiero en cada momento, con el fin último de poder elegir cómo queremos actuar en cada momento.

Atrevernos a vivir cada una de ellas, a vivirlas en plenitud y sin miedo, reconociendo su valor y su función a la hora de conectarnos con los demás y con nosotros mismos.

¿Te atreves?

Elena Polidura

Te ofrecemos un proceso formativo: A través del Curso de Inteligencia y Gestión Emocional EmoCoaching®,  aprenderemos a gestionar las emociones: Ver curso