Ratatouille: una película con mucho Coaching.

«Cualquiera puede cocinar» es el lema de Gusteau un idolatrado cocinero, referencial para Remy protagonista de esta película. Remy es una rata que ayudará a un muchacho a valerse en la cocina de un prestigioso restaurante, que lleva el nombre de ese Gusteau, ya fallecido.

Álvaro Abellán escribió sobre la película que ese «Cualquiera puede cocinar» tiene un sentido más profundo, que nos revelará el exigente crítico Antón Ego hacia el final de la película: «No cualquiera puede convertirse en un gran artista, pero un gran artista sí puede provenir de cualquier lado».

Remy, la rata, tiene un propósito: ser un cocinero de renombre. La cocina le apasiona, desde siempre, y quiere cambiar. Qué es el coaching si no cambio. Para cambiar debemos tener en cuenta por una parte, tomar conciencia de nuestra propia situación. Él reconoce que es una rata y a lo largo de la película vemos como lucha contra su condición animal.

Lo que no le falta a Remy es fe en sí mismo, un ingrediente fundamental para transformarnos. Remy asume la responsabilidad de cambio y además toma acción, concretamente en la relación con Lingüini, el torpe pinche que trabaja en la cocina del restaurante Gusteau, «coachee» de Remy.

Por último, no menos importante, es la evaluación de los resultados, pero no te desvelaré nada… Mejor ve tú la peli y nos cuentas.